1 0
Read Time:5 Minute, 5 Second

Un niño que parece un poco decaído y reacio a comer incluso aquellos alimentos que normalmente le encanta comer no es una buena señal. Es una indicación de que está a punto de vomitar. Este niño con vómito no parará pronto sino que continuará vomitando hasta tres horas con 10 minutos de descansos intermedios.

Entonces el niño estará agotado de vomitar tanto y finalmente se tumbará respirando pesadamente. Los siguientes son algunos consejos que pueden ayudarle a salir de esta preocupante situación.

¿Qué causa el vómito del niño?

El vómito es una cuestión de miedo pero aun así común que enfrentan los niños pequeños. Puede haber muchas razones por las que un niño puede vomitar, pero por lo general no es nada de qué preocuparse.

Sin embargo, encontrar la causa de los vómitos sigue siendo de vital importancia para que el niño pueda recibir una atención adecuada. Si el niño vomita solamente por una sola vez, entonces hay muchas posibilidades de que el vómito fue sólo por comer en exceso; sin embargo, si no se detiene, entonces una de las siguientes razones podría estar causándolo.

El vómito puede ser debido a una infección viral o bacteriana. En los niños, la gastroenteritis es la causa más frecuente de vómitos. Sin embargo, en algunos casos si la infección ha afectado revestimiento del estómago del niño, también podría presentar diarrea y fiebre. El vómito en estos casos puede tardar unas 24 horas en disminuir.

A veces, infecciones respiratorias, de oído y del tracto urinario pueden también causar vómitos en los niños pequeños. En casos raros, el vómito también puede ser un signo temprano de neumonía y como también de apendicitis. El llanto excesivo, comer una sustancia tóxica o venenosa y la cinetosis son algunos de los otros motivos notables que podrían causar vómitos en los niños pequeños.

¿Qué puedo hacer para aliviar el vómito del niño?

La gravedad del vómito del niño suele determinar qué se debe hacer para aliviar el dolor y las molestias del mismo. Si el vómito se produce más de 8 veces a lo largo de todo un día, entonces sería considerado grave y debes empezar a preocuparte de que tu bebé se deshidrate.

1. Protege a tu niño pequeño de la deshidratación

En caso de vómito leve (1-2 veces al día) las posibilidades de deshidratación son escasas. Sin embargo, en los casos moderados (3-7 veces al día) y graves (más de 8 veces por día)  de vómito, las posibilidades de deshidratación aumentan. Para salvar a tu hijo de la deshidratación, debes darle 1 oz (30 ml) de cualquiera de las sales de rehidratación oral,  caldo o gelatina de postre cada 20 minutos por lo menos durante una hora. Comienza con pequeños sorbos y si el niño no vomita de nuevo, aumenta la dosis del líquido claro en 1 oz por cada hora que no vomite. Evita darle jugos, gaseosas o agua a tu niño con fines de rehidratarlo, ya que no contienen los minerales y calorías que el niño requiere en esta etapa.

2. Ofrecéle alimentos fáciles de digerir

Si tu bebé pasa 8 horas sin vomitar, se le debe comenzar a dar comida blanda como cereal mientras que usted logra poco a poco que su hijo retorne a su dieta habitual. Si tu niño está con leche de fórmula, se le debe dar un par de onzas menos por toma inicialmente antes de reanudar la dieta normal después de 24 horas desde el último vómito. Para los bebés un poco mayores, se les puede dar alimentos como puré de papas, pan, galletas, sopa suave y cereales. En el caso de que no se presente más vómito después de darle a tu niño alimentos suaves por un día más o menos, entonces puedes oportunamente poner a tu hijo de vuelta en su dieta normal y rutinaria.

3. Déjalo descansar lo suficiente

Es importante que tu hijo descanse bastante después de vomitar. No debes permitir que tu niño vaya a la escuela (si va a una) durante dos días después de su último vómito. El descanso puede ayudar a calmar el estómago de tu niño ya que este estará vacío mientras el niño duerme. Las posibilidades de que vuelva a salir comida por la boca disminuyen enormemente a medida que el vómito cesa una vez que sale del estómago.

4. Evita estos errores

El vómito no puede causar deshidratación si este no es causado por diarrea. Sin embargo, muchas personas dan toda la cantidad de líquido que quiere de una vez tras vomitar lo que es una de las principales razones de que el vómito continúe en los niños pequeños, en vez de aumentar lentamente la cantidad de líquido que el niño toma. Sin ningún medicamento claro para el vómito disponible, un cambio de dieta es el único tratamiento posible.

Cuándo buscar ayuda médica

1. ¿Cuándo debo llamar a mi médico?

No dudes en ponerte en contacto con tu médico si te sientes preocupada por la salud general de tu bebé o si tienes preocupaciones específicas sobre la condición actual de tu hijo. También debes llamar a tu médico en el caso de que el niño vomite con fuerza después de que lo hayas alimentado o si el bebé continúa vomitando los líquidos que se le dan. También es mejor contactar al médico si tu hijo contrae fiebre alta que no desaparece.

2. ¿Cuándo debo llamar a atención inmediata?

Debes buscar ayuda de inmediato o incluso llamar al 911 en el caso de que tu bebé comience a jadear por aire y tiene dificultad para respirar o si tu hijo se duerme y no se despierta, incluso después de varios intentos. Tu hijo podría necesitar ayuda inmediata si su vómito tiene sangre o tiene algo que luzca similar a cunchos de café, o si él se queja de dolor abdominal persistente, incluso después de que vomita. También debeS buscar atención médica inmediata si tu hijo se pone muy irritable y se queja de dolor de cabeza severo, como también de tortícolis, o si presenta problemas para orinar y llora cuando lo haga.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Previous post Alimentos que quitan la infertilidad
Next post Consejos para deshacerse del chupo

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *