Riesgos y efectos de fumar durante el embarazo

Fumar es un importante problema de salud en todo el mundo. Muchos programas tratan de alertar a las personas sobre esto pero, a pesar de las advertencias que vienen en los paquetes de cigarrillos, se estima que se venden 10 millones de cigarrillos por minuto en todo el mundo.

Fumar tiene terribles efectos sobre el cuerpo y la buena noticia es que sobre esto no existe ninguna controversia. El humo de un cigarrillo contiene más de 2500 químicos, incluyendo nicotina, alquitrán, plomo, cianuro, monóxido de carbono y más de 60 sustancias causantes de cáncer.

Cientos de millones de personas murieron a causa del cigarrillo en el siglo XX. Actualmente cada 10 segundos muere una persona por este problema y la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que para el año 2025 la cantidad de muertes podría alcanzar los 10 millones anuales.

Fumar durante el embarazo

Si fumar puede ser tan perjudicial para un ser humano en circunstancias normales, imagine lo que puede causar en el embarazo. Algunos estudios sugieren que la causa #1 de defectos de nacimiento es el tabaquismo de las madres. Fumar causa cáncer y enfermedades respiratorias y cardiacas.

Se ha demostrado que fumar más de medio paquete al día causa infertilidad y ciclos menstruales irregulares en las mujeres. La menopausia ocurre más pronto en las fumadoras. Durante el embarazo, cuando el organismo de la madre es la única fuente de nutrientes del feto, el cigarrillo causa estragos en él.

Efectos del cigarrillo en el bebé

Cuando una mujer embarazada fuma, los químicos como la nicotina y el monóxido de carbono alcanzan la placenta mediante el flujo sanguíneo. La nicotina aprieta los vasos sanguíneos, incluyendo el cordón umbilical, lo que reduce el oxígeno que le llega al feto. Además, los glóbulos rojos comienzan a reemplazar el oxígeno con el monóxido de carbono.

Cuando la placenta carece de oxígeno, empieza a expandirse en el útero tratando de conseguirlo. Debido a la expansión, la placenta se vuelve más delgada y aumenta el riesgo de desprendimiento (la placenta se separa de las paredes uterinas, cortando toda fuente de oxígeno para el feto). El feto por su parte se vuelve más propenso a nacer con bajo peso.

Otros riesgos de fumar en el embarazo son:

  • Aumenta el riesgo de aborto
  • Aumenta el riesgo de muerte del feto
  • Aumenta el ritmo cardiaco
  • Aumenta el riesgo de desprendimiento de la placenta
  • Aumenta el riesgo de parto prematuro. Los bebés prematuros sufren complicaciones respiratorias, desórdenes del sueño, etc.
  • Se cree que los hijos de las madres fumadoras tienen comportamientos agresivos
  • Fumar durante el embarazo es nocivo para el desarrollo cerebral del feto, por lo que el niño puede presentar dificultades de aprendizaje y bajo coeficiente intelectual

Las embarazadas fumadoras tienen un mayor riesgo de perder al bebé que las embarazadas no fumadoras. Los expertos recomiendan que las fumadoras dejen el hábito antes del embarazo. Una madre fumadora puede transmitirle la nicotina a su hijo a través de la leche materna.

Dejar de fumar no es sencillo. Un embarazo es una muy buena razón para intentarlo. Si es su caso, piense siempre en el daño que le hará injustamente al bebé por fumar.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *