Riesgos de una fecundación in vitro?

Posibles riesgos de una fecundación in vitro

 

Defectos congénitos

 

Es importante recordar que cualquier tratamiento médico o quirúrgico tiene riesgos, efectos adversos y efectos secundarios. No hay evidencia clara de que los medicamentos de infertilidad, utilizadas adecuadamente, aumentan el riesgo de que un bebé nazca con problemas.

 

Cáncer

 

Desafortunadamente, puede producirse cáncer no sólo en las madres, sino también en los bebés. A modo ejemplo, en el estado de Victoria, Australia, se diagnostica cada año a 150 mujeres, de 40 años o menos, con cáncer de mama. Pero tampoco existe evidencia de que los medicamentos de infertilidad aumenten este riesgo.

 

El objetivo de esta sección es revisar brevemente algunas de estos asuntos.

Cualquier persona que toma medicamentos de cualquier índole debe ser consciente de los posibles efectos secundarios y debe avisar si padece alguno a los profesionales que los prescribieron. Los fármacos utilizados para la FIV y la transferencia intratubaria de gametos (TIDG) se sabe que tienen efectos secundarios menores, y no hay evidencia de que haya un mayor riesgo para un bebé que nace como resultado de un tratamiento manejado adecuadamente. Las operaciones y anestésicos utilizados en la FIV y TIDG conllevan riesgos similares a los de las operaciones ginecológicas. Para este tipo de intervención, los riesgos habituales de que hubieran complicaciones graves o riesgo de muerte es de aproximadamente 1 en 5.000.

FSH (Puregon o Gonal F)

 

Estos medicamentos se utilizan para estimular el desarrollo de grupos de grandes folículos en los ovarios. Debido a que los ovarios se hinchan por ellos, se puede sentir algo de sensibilidad e hinchazón en el abdomen. Un aumento de estrógeno como resultado del crecimiento de los folículos puede causar sensibilidad en las mamas. Otros síntomas comunes incluyen leves náuseas, mareos e hinchazón abdominal o sensación de hinchazón, similar a lo que ocurre con el síndrome pre-menstrual.

 

Síndrome de hiperestimulación ovárica

 

Ocasionalmente se desarrollan demasiados folículos que conllevan a una condición llamada síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS por sus siglas en inglés). Consiste en una experiencia desagradable que varía en gravedad y rara vez (1 en 100 pacientes) puede terminar en hospitalización para tratar los síntomas, que pueden incluir hinchazón abdominal marcada, náuseas, vómitos, diarrea, dolor en la zona baja del abdomen y falta de aliento. Ponte en contacto con un especialista si presentas estos síntomas. El tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas con reposo, medicación para las náuseas y el dolor y volver a balancear el desequilibrio de fluidos corporales causados ​​por la enfermedad.

Se han reportado casos individuales de coagulación sanguínea y accidentes cerebrovasculares que han sido a causa de este síndrome, así como también hay registro de cuatro muertes a causa de esto en la literatura médica mundial.

La enfermedad a menudo se caracteriza por un aumento de peso debido al exceso de líquido, por eso es importante registrar tu peso al comienzo del proceso de FIV.

El síndrome varía en gravedad y rara vez requiere tratamiento hospitalario, pero si notas alguno de los síntomas anteriores debes ponerte en contacto con tu clínica para ser examinada.

 

Synarel

Este medicamente es utilizado en pacientes que se someten a la FIV y sus procedimientos relacionados. Se administra en forma de aerosol nasal.

El fármaco provoca un aumento inicial y una eventual supresión de las hormonas de la glándula pituitaria en el cerebro. Cuando el ovario deja de recibir señales de esta glándula pituitaria se consigue un estado menopáusico reversible. Al igual que las mujeres menopáusicas se puede experimentar sofocamiento, que es temporal y deja de producirse una vez que se restaura el equilibrio hormonal normal al finalizar el tratamiento.

 

Búsqueda de tratamiento

 

Antes de comenzar un tratamiento hay un número importante de pasos a considerar:

 

  • Pide a tu médico una referencia reciente y explícita de un médico que realice la FIV.
  • Completa un formulario de inscripción y en algunos casos paga una cuota de inscripción que incluye la membresía automática de club de pacientes de FIV.
  • Complete todas las pruebas preliminares necesarias organizados por tu médico.
  • Completar una sesión de consejería pre FIV con un psicólogo.

 

Una vez que los resultados de la prueba estén disponibles, tu médico llenará tu hoja de confirmación de tratamiento y lo remitirá a tu clínica.
Cuando se hayan completado estos pasos puede darse inicio al tratamiento.

 

Tiempo de espera

 

El tratamiento suele comenzar después de que se realizan todas las investigaciones preliminares. Usualmente puede elegirse cuándo comenzar el tratamiento. Aunque algunos hospitales solo dan ciertos cupos mensuales, sería raro que se te negase el tratamiento en una segunda elección.

 

Prerrequisitos

A continuación se enumeran las investigaciones que se pide hayan sido realizados en los últimos 12 meses. Por favor, asegúrese de que se reciben copias de estos exámenes antes de comenzar las inyecciones, para evitar cualquier retraso en tu tratamiento.

 

Investigaciones de rutina preliminares
Pruebas de sangre y análisis de semen necesarias:

  • Rubéola
  • Estrógenos, progesterona, prolactina y la hormona folículo-estimulante
  • VIH
  • Hepatitis B y C
  • Análisis de semen

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *