Qué es una cesárea? Explicación en detalle.

Una cesárea es un procedimiento quirúrgico en el cual el bebé nace a través de una incisión (corte) en la pared abdominal de la madre y de la pared del útero. El bebé debe nacer de esta forma si hay problemas graves que impiden que éste nazca por parto normal vaginal.
Una cesárea puede ser planificada (electiva) si hay indicios de que un parto vaginal es riesgoso, o no planificada (de emergencia) si hay problemas durante el parto.

Si no tienes problemas graves con tu embarazo el trabajo de un parto vaginal es la forma más segura de tener un bebé. La mayoría de las mujeres la hacen de esta forma (aproximadamente tres de cada cuatro).

Tienes el derecho de participar y tomar decisiones sobre tu atención. Una cesárea sólo puede realizarse si das el permiso por escrito. Tu pareja o un familiar puede autorizarlo por escrito si no eres capaz.

 

Razones para una cesárea

 

Hay varias razones por las que tú y tu obstetra puede decidir parto por cesárea planificado. No todas las mujeres tienen o deben tener cesáreas en estas circunstancias. La decisión se basa en una combinación de la situación particular de la mujer y, en algunos casos, sus preferencias. Ellos incluyen:

 

  • Has tenido una cesárea anteriormente
  • El bebé está en el fondo o con los pies por delante y no se puede dar vuelta (de nalgas)
  • El cuello uterino está bloqueado por la placenta (placenta previa).
  • El bebé está atravesado (transversal) y el médico no puede darlo vuelta.
  • Un caso de gemelos con el primer bebé en el fondo y con los pies primero.
  • Un caso de trillizos o más.

 

Razones para una cesárea no planificada

 

Algunas razones incluyen:

 

  • La cabeza del bebé no se mueve hacia abajo o no pasa a través de la pelvis en el parto.
  • El trabajo de parto no prospera, las contracciones no son suficientes o el cuello del útero se abre muy lento o no se abre en absoluto.
  • El bebé muestra signos de malestar o su salud está en peligro
  • El cordón umbilical, que proporciona importantes nutrientes y sangre oxigenada a su bebé, se ha desprendido (prolapso) a través del cuello uterino y la vagina después de que has roto aguas.
  • Algún problema de salud como tener presión arterial alta puede hacer el parto más arriesgado para ti y tu bebé.

 

Cosas a considerar antes de una cesárea

 

Antes de tener debes hablar con tu doctor o obstetra sobre lo siguiente:

 

  • Tu estado general de salud, ya que algunos problemas pueden afectar las decisiones del médico sobre la cirugía y la anestesia.
  • Posibles riesgos y complicaciones.
  • Cualquier problema de sangrado y si tienes facilidad para tener moretones.
  • Cualquier alergia que tengas o cualquier medicamento que estés tomando.
  • Pruebas que tengas que hacerte, que incluyen análisis de sangre para comprobar si tienes anemia y asegurarse de que hay sangre disponible en caso de que lo necesites durante o después de la cesárea.

 

Anestesia para la cesárea

 

Hay tres tipos de anestesia que se te puede suministrar para que no sientas dolor durante la operación.

 

  • Anestesia espinal: el anestésico más común para la cesárea programada. Se inserta una aguja entre las vértebras de la columna vertebral y se inyecta el anestésico local. Esto bloquea el dolor desde el abdomen hacia abajo. Tú permaneces despierto y capaz de respirar normalmente. Mientras nace tu bebé quizás tengas sensaciones tirantes, pero sin dolor.
  • Anestesia epidural: a menudo se utiliza para aliviar el dolor en el parto. Si ya se te ha suministrado una epidural durante el parto y está funcionando bien, la epidural se puede recargarse en una cesárea de emergencia. La epidural es un tubo de plástico que se inserta en un espacio alrededor de la mucosa de la columna vertebral. La anestesia local se inyecta a través del tubo, lo que bloqueará cualquier sensación de dolor de la cintura hacia abajo. Usted estará despierto y serás capaz de respirar normalmente. Mientras nace tu bebé quizás tengas sensaciones tirantes, pero sin dolor.
  • Anestesia general: sólo es suministrada si por alguna razón no puedes recibir anestesia espinal o epidural. La anestesia general puede darse si el bebé necesita nacer rápidamente. Respirarás a través de una máscara de oxígeno y se te proporcionará la medicina a través de un sistema de goteo, lo que te dará sueño y te pondrá a dormir. Estarás durmiendo mientras nace el bebé.

 

Tipos de cesárea

 

La única diferencia entre las cesáreas es según dónde se hacen los cortes (incisiones) en el útero. Después de la operación consulte al obstetra qué tipos de cortes se le realizaron; esta información será útil cuando se tomen decisiones sobre futuros partos.

Los dos tipos de cortes que se pueden utilizar en una cesárea son:

 

  • Incisión de segmento inferior: se utilizará siempre que sea posible. Éste es un horizontal (a lo largo) a través del abdomen (estómago) y un corte horizontal a través de la parte inferior del útero, a veces conocido como una incisión “de línea del bikini”. Estos cortes se curan de mejor forma, son menos visibles y menos propensos a causar problemas en futuros embarazos.
  • Incisión clásica: es un corte vertical en el útero. El corte en el abdomen puede ser horizontal o vertical. Este tipo de incisión generalmente se utiliza solo para casos de extrema urgencia o en situaciones específicas, como por ejemplo si la placenta está situada muy abajo, si el bebé está acostado de lado o si éste es muy pequeño. Puede aumentar las probabilidades de tener problemas en embarazos y partos posteriores.

 

Preparación para una cesárea

 

Para preparar tu cesárea:

 

  • Deberás hacer ayuno -sin comida ni bebida, incluyendo agua- durante seis horas antes de la cesárea programada . Si se trata de una cesárea de emergencia, el médico te pedirá que cuándo fue la última vez que comiste o bebiste para saber cómo proceder con la operación.
  • Te tomarán análisis de sangre.
  • Puedes tener una persona de apoyo, a menos que se presenten complicaciones graves o si necesitas anestesia general . En general, es posible que alguien pueda tomar fotos al nacer el bebé, así que pide a esa persona de apoyo que lleve una cámara.
  • No tengas miedo de hacer preguntas o de decir a los médicos o matronas estás preocupada. Si tienes alguna preferencia especial coméntalo con los especialistas para que puedan ver la posibilidad de las opciones.
  • Si el médico cree que estás en mayor riesgo de crear coágulos de sangre, quizás esto deba ser monitoreado por medias de compresión durante la operación.
  • El equipo auxiliar limpiará tu abdomen con un antiséptico y lo cubrirá con vendajes estériles para reducir el riesgo de infecciones. En muchos hospitales el pelo alrededor de la zona de corte se afeita para que sea más fácil de limpiar. Se te insertará un catéter (tubo de plástico) en la vejiga para que permanezca vacío durante la operación.

Durante la operación

 

La operación usualmente toma entre 30 y 60 minutos, e involucra:

 

  • Se realizará una incisión en el abdomen y el útero (ambos de unos 10 cm de largo).
  • Su bebé se sacará a través del corte. Algunas veces el médico puede usar fórceps para ayudar a levantar a la cabeza de su bebé.
  • El bebé se revisará cuidadosamente.
  • Podrás sostener al bebé poco después. El contacto piel a piel puede fortalecer el vínculo temprano y hacer que la lactancia materna sea más fácil.
  • Si no puedes cargar a su bebé en la sala de operaciones, lo más probable es que tu acompañante tome a tu bebé en tu lugar.
  • Se corta el cordón umbilical y se retira la placenta.
  • Usualmente se aplica una inyección para hacer que el útero se contraiga y minimizar el sangrado
  • Se administran antibióticos para reducir el riesgo de infecciones.
  • Las capas de músculo, grasa y piel se suturan y se pone un vendaje sobre la herida.

 

Después de la cesárea

 

Cosas que ocurren después de la operación incluyen:

 

  • Serás atendida en la sala de recuperación hasta que estés lista para ir a la sala de maternidad.
  • Si te suministraron anestesia general, lo más probable es que despiertes en la sala de recuperación. Deberías poder ver a tu bebé una vez que esto ocurra.
  • Se te anima a amamantar. Mientras más antes comiences a hacerlo será más fácil será para ti y tu bebé. Tener una cesárea puede hacer que la lactancia materna sea más difícil para empezar, así que pide todo el apoyo que necesites. La lactancia materna es el mejor alimento posible para ayudar a que el bebé crezca sano y fuerte, y las matronas están allí para ayudarte. Algunos hospitales alientan a las mujeres a amamantar a su bebé en la sala de recuperación si hay una matrona para ayudar.
  • Si sientes dolor comunícalo a la matrona o al médico para que puedan darte algo para aliviarlo. Estos medicamentos puede hacerte sentir un poco somnolienta.
  • Es posible que se te proporcione un sistema de goteo durante las primeras 24 horas más o menos, hasta que te hayas recuperado de la anestesia.
  • Puedes comenzar a beber líquido después de que hayan pasado las náuseas.
  • La matrona o el médico te dirán cuándo puedes volver a comer.
  • El catéter permanecerá hasta que el anestésico se termine y sientas normalmente las piernas para caminar con seguridad a la taza del baño . Esto podría no ser hasta el día siguiente.
  • Caminar puede ayudar con la recuperación. También puede detener la formación de coágulos y la hinchazón en las piernas. Una matrona te ayudará la primera vez que te levantes de la cama.
  • También se te puede suministrar una inyección para detener la formación de coágulos.
  • Es posible que necesites antibióticos después de la operación.
  • Es posible que tengas problemas con el tránsito intestinal por un corto tiempo tras la operación. Podría ayudar beber mucha agua y comer alimentos altos en fibra. El médico o la matrona te pueden dar más consejos.
  • Cuando se retire el vendaje, se te darán instrucciones para mantener la herida limpia y seca. Esto te ayudará a sanar más rápido y reducir el riesgo de infecciones.

 

Cuidado especial de tu bebé tras la operación

 

Después de la operación el bebé estará más propenso a tener problemas de respiración y ser admitido en la sala de cuidados especiales por un período de tiempo (aunque por lo general estarán listos para irse a casa cuando tú lo estés). Alrededor de 35 por cada 1.000 bebés presentan problemas respiratorios después de un parto por cesárea (en comparación con un 5 en 1000 bebés tras un parto vaginal).

Si el bebé es prematuro o tiene alguna enfermedad, también puede que tenga que ir a la sala de cuidados especiales. Tu pareja o acompañante por lo general puede ir con el bebé. Cuando esté lo suficientemente bien, y tan pronto como sea posible, la matrona o enfermera te ayudarán a ver a tu hijo. Ellas además pueden ayudarte para extraer la leche materna para el bebé.

 

Riesgos y complicaciones de una cesárea

 

En la mayor parte del mundo una cesárea es un procedimiento quirúrgico común y relativamente seguro, pero sigue siendo una cirugía seria. Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, tiene riesgos tanto para ti como para tu hijo.

Algunos de los riesgos y las complicaciones más comunes incluyen:

 

  • Pérdida de sangre por sobre el promedio
  • Coágulos de sangre en las piernas
  • infección en el revestimiento del útero
  • Una estancia más larga en el hospital (tres a cinco días, ó 72 a 120 horas, en promedio)
  • Dolor alrededor de la herida (te darán analgésicos)
  • Problemas con futuros intentos de tener un parto vaginal
  • La necesidad de una cesárea para partos futuros
  • Las complicaciones de la anestesia.

 

Algunas mujeres desarrollan problemas graves después de una cesárea. Siempre debes hablar con tu matrona o tu médico sobre cualquier problema que experimentes, para que evalúen si es o no es grave y te brinden el tratamiento que necesitas.

Algunos de los problemas que debes tener en cuenta son:

 

  • Dolor en el abdomen que no desaparece después de tomar analgésicos, o la herida que está empeorando.
  • Dolor de espalda constante o repentino, especialmente si recibiste anestesia epidural o inyección espinal (los dolores musculares son normales).
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Falta de orina.
  • Estreñimiento.
  • Aumento de pérdida de sangre o lujo vaginal con mal olor.
  • Tos o dificultad para respirar.
  • Hinchazón o dolor en las pantorrillas (parte inferior de la pierna).
  • Bordes de la herida se separan o se ven infectados.

 

Irse a casa y las primeras 6 semanas post-cesárea

 

Después de una cesárea las mujeres suelen permanecer en el hospital durante unos tres a cinco días. Esto puede variar según el hospital o si hay problemas con tu recuperación. En algunos hospitales puedes optar por ir a casa antes y tener las atenciones posteriores en casa. Consulta a la enfermera o matrona acerca de lo que ofrece tu hospital.

Consejos para ayudar a la recuperación en las primeras seis semanas:

 

  • Descansa tanto como puedas: Pide ayuda a familiares y amigos, o solicita ayuda pagada si puedes costearlo. Si sientes que necesitas ayuda extra en el hogar consulta con tu médico, matrona o enfermera infantil.
  • No levantes ningún peso mayor al de tu bebé: Ten cuidado con tu espalda al levantar cosas, y no levantes nada si te produce dolor.
  • Toma una leve caminata cada día: Esto puede traer beneficios a tu salud física y emocional. Fisioterapeutas del hospital pueden ayudarte con ideas de ejercicios apropiados cuando comiences la recuperación.
  • Ten una dieta sana y alta en fibras y bebe mucha agua: Haz esto diariamente para evitar el estreñimiento.
  • Aplica calor en tu herida: El calor puede tener un efecto calmante. Prueba con una bolsa de trigo o una botella de agua caliente .
  • Toma calmantes regularmente para prevenir dolor: Si estás amamantando comprueba que los medicamentos que estás usando son seguros también para tu bebé.
  • Mantén la herida limpia y seca: Utiliza ropa suelta y revisa si hay signos de infección (como enrojecimiento, dolor, hinchazón de la herida o mal olor). Debes informarlos a tu médico o matrona.
  • Evita tener relaciones sexuales hasta sentirse cómoda: Es bastante normal que tome semanas, incluso meses, antes de que estés lista para tener sexo.
  • Sentir adormecimiento o picazón en la herida es normal: En algunas mujeres esto puede durar un largo tiempo.
  • Ingresa a un grupo de madres: Hablar con otras madres que han tenido una experiencia similar puede ser muy útil.

 

Algunas mujeres se sienten muy bien con la idea de tener una cesárea, mientras que otras se sienten decepcionadas o tristes. Puede ser muy útil hablar de cualquier sentimiento de desilusión con tu pareja, familia, amigos o auxiliares. La enfermera o matrona también puede darte consejos si te sientes mal al respecto.

El cuidado de un nuevo bebé es difícil para todas las mujeres, pero puede ser más difícil si estás recuperándote de una cesárea. No seas dura contigo misma. Puede tomar un par de semanas o incluso más tiempo para recuperarse, sobre todo si has tenido complicaciones.

No debe conducir hasta que tu herida haya sanado (normalmente toma alrededor de seis semanas). Habla con tu médico sobre cuándo sería un buen momento para volver a manejar tu automóvil.

 

Perspectivas de salud a largo plazo post-cesárea

 

Es poco probable que tengas los mismos problemas con los embarazos o partos futuros. Sin embargo, el hecho de que hayas tenido una cesárea puede provocar diferentes problemas en operaciones futuras. Si quedas embarazada de nuevo, tendrás que hablar con tu médico sobre si tu próximo parto será por cesárea o vaginal.

 

Parto vaginal post-cesárea

 

Muchas mujeres que anteriormente han tenido una cesárea pueden tener un parto vaginal normal.
Los beneficios de esto son:

 

  • Menos riesgo de desarrollar complicaciones en contraste con repetir una cesárea.
  • Evita otros riesgos asociados a procedimientos quirúrgicos (infecciones, trombosis venosa profunda, menor pérdida de sangre).
  • Recuperación más rápida
  • Generalmente hay un menor riesgo para el bebé (por ejemplo, hay una disminución en el riesgo de que termine internado en un sala de cuidados especiales debido a problemas respiratorios).

 

Uno de los riesgos asociados con el parto vaginal es la rotura de la cicatriz uterina. Aproximadamente uno de cada 200 partos normales post-cesárea terminan con la rotura de esta cicatriz. Para aquellas mujeres que tienen una rotura uterina existe un mayor riesgo de padecer histerectomía o la muerte del feto.

Con una cesárea previa para tomar una decisión informada, se recomienda que usted:

 

–          Obtener información orientada al paciente en torno a las cesáreas por parte de las autoridades sanitarias locales.

–          Discutir y aclarar información con tu médico o matrona y preguntar qué tipo de atención y apoyo ofrece el hospital para mujeres que escojan un parto normal post-cesárea.

 

Dónde obtener ayuda

 

  • Su médico.
  • Tu obstetra.
  • Tu matrona.
  • Tu enfermera de salud maternal e infantil.
  • Los servicios de salud públicos.

 

Cosas para recordar

 

  • Una cesárea es un procedimiento quirúrgico en el cual el bebé nace a través de un corte hecho en la pared abdominal y el útero de la madre.
  • El bebé debe nacer por cesárea si hay problemas graves que impiden que el bebé nazca por parto normal.
  • La cesárea es una operación relativamente segura, sin embargo, hay posibles complicaciones que incluyen infecciones, daño a órganos internos, un mayor riesgo de dificultad respiratoria en el bebé y  complicaciones en embarazos futuros

 

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *