Qué es la amniocentesis y en qué consiste?

En qué consiste la prueba de amniocentesis? Tu historial médico personal o familiar, o tal vez un examen de ultrasonido pueden hacer que tu médico sugiera que tienes posibilidades ligeramente mayores de dar a luz a un bebé con un defecto congénito. Por esto quizás tu médico quizás te sugiera someterte a una amniocentesis, una prueba utilizada para detectar algunas anormalidades fetales.

 

¿En qué consiste una amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba en que se toma una pequeña muestra de líquido (agua) de los alrededores del bebé. Se introduce una aguja a través del abdomen, la pared del útero y en el líquido que rodea al bebé sin tocarlo a él o a la placenta. Se extraen aproximadamente 15 ml de fluido, una cantidad pequeña en comparación con al total (al menos 150 ml) en el momento de la prueba a las 16 semanas.
¿A quiénes se les realiza el examen?

– A mujeres de 37 años o más al momento del nacimiento.
– A mujeres que ya hayan tenido un hijo con problemas como Síndrome de Down o espina bífida.

En ocasiones la amniocentesis también se realiza por otras razones. Estas incluyen a padres que tienen alguna anomalía cromosómica o que saben que están en riesgo de tener un bebé por alguna anomalía en su metabolismo.
¿Por qué a mujeres mayores de 37 se les ofrece la amniocentesis?

A medida que la edad de la madre aumenta, también aumentan las posibilidades de que tenga un bebé con alguna anomalía cromosómica, siendo la más común el síndrome de Down. Entre los 37 y los 40 años de edad, las probabilidades de tener un bebé con una anomalía es de aproximadamente 1 en 100. Pasando los 40 años, esta probabilidad aumenta aún más, aunque la incidencia de la espina bífida no parece estar correlacionado con la edad.
¿En qué momento se realiza una amniocentesis?

Se realiza generalmente a partir de las 14 semanas de gestación.
¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Existe un riesgo de aborto involuntario después de este examen, que es aproximadamente de 1 de cada 200 pruebas realizadas.
¿Qué ocurrirá el día del examen?

Es importante que la vejiga de la madre está lleno, ya que así el útero sobresale hacia fuera de la pelvis, siendo de esta forma más fácil ver al bebé con ultrasonido. La ecografía se realiza antes de la amniocentesis para comprobar el estado del embarazo y la placenta, y determinar si hay un embarazo único o gemelar. La ecografía es indolora y consiste simplemente en la difusión de un poco de gel tibio sobre la parte inferior del abdomen y luego pasar una sonda de ultrasonido suavemente por la superficie de la piel.

Después de realizado esto el abdomen se limpia y se inserta la aguja en el útero. La aguja es observaba todo el tiempo en la pantalla del ultrasonido . A continuación, sólo toma alrededor de un minuto extraer 15-20 ml de líquido con una jeringa. Una vez que se retira el aguja y volver a revisar al bebé, la madre puede vestirse e irse a casa.

Casi sin excepciones los pacientes experimentan menos malestar del que esperaban en el examen. Si se siente malestar es generalmente similar al de un examen de sangre normal. Se recomienda durante el resto del día hacer las cosas con calma, para después volver a la rutina habitual.
¿Podrían haber problemas posteriores?

Es muy raro que se experimente algún problema después del examen. Ocasionalmente podría sentirse una leve molestia, debido a algunos moretones bajo la piel. Si experimenta alguna pérdida de sangre o de agua desde la vagina o si sientes algún dolor después de la amniocentesis, debes consultar a tu obstetra.
¿Qué pruebas se realizan con el líquido extraído?

Una estimación de la cantidad de una proteína en particular (fetoproteína alfa). Por lo general, si el bebé tiene el trastorno conocido como espina bífida, hay una gran cantidad de esta proteína presente en el líquido.

La segunda prueba se lleva a cabo en las células presentes en el fluido. Los cromosomas de estos pueden examinarse y de esta manera es posible detectar si el feto tiene síndrome de Down u otro problema cromosómico menos común. También se determina el sexo del bebé .
¿Cuánto tiempo tardan los resultados del examen?

Los resultados de la prueba de la espina bífida suelen estar disponibles tras una semana. Tu médico normalmente no te informa de este resultado a menos que haya un problema. Sin embargo, el examen de ultrasonido también podría detectar a un bebé con espina bífida.

La prueba cromosómica del Síndrome de Down tarda entre 10 a 21 días, porque se requieren que las células crezcan en un laboratorio durante un tiempo. El laboratorio enviará los resultados directamente a tu médico. Será él quien te  atienda y comunique los resultados de la amniocentesis.

Por último, es importante saber que aunque una combinación de la amniocentesis (con una precisión del 99,9 %) y un ultrasonido minucioso en la semana 18-20 se requiere un largo camino para asegurar que el bebé es normal, y no se garantiza que otra posible anomalía haya sido excluida.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *