Por qué se sangra en el embarazo?

Es normal tener sangrado en el embarazo? estas son algunas causas del sangrado en el embarazo. Experimentar sangramiento durante el embarazo puede ser una experiencia terrible para cualquiera, pero no significa necesariamente que ocurrirá un aborto involuntario.

Hay muchas razones detrás de sangramiento en el embarazo, y la mayoría de las 1 de cada 10 mujeres que experimentan esto tendrán bebés perfectamente sanos.

¿Por qué ocurre?

Muchas mujeres asumen automáticamente que están viviendo el comienzo de un aborto involuntario cuando sangran durante el embarazo, y por desgracia para algunas es el caso. Sin embargo, hay muchas otras causas para perder sangre durante el embarazo y es sorprendentemente común experimentarlo durante el primer trimestre, cuando el cuerpo está cambiando rápidamente y adaptándose para quedar encinta.

Muchas causas de la hemorragia pueden ser identificadas y tratadas rápidamente, pero en algunos casos las mujeres pueden experimentar una pérdida de sangre sin ninguna causa identificable. Y por extraño que parezca, en algunos casos, la causa se ​​revelará después de que su bebé llegue al mundo.

 

Sangramiento en el primer trimestre

 

Puede tomar un tiempo para que el cuerpo reconozca el embarazo. Aunque es posible que sientas todos aquellos síntomas tan asociados con este estado, como náuseas y fatiga, puede tomar un poco más de tiempo para las nuevas hormonas detengan por completo tu periodo . Esto puede resultar en un sangrado en la época de tu período normal y por lo general se produce en cualquier momento hasta la cuarta semana de embarazo. Otras causas comunes son infecciones vaginales, sangrado de implantación o erosiones cervicales, que es el resultado de la firme resolución de óvulo se está asentando bien en el vientre y el cuello del útero comienza a ablandarse.

Como algo más serio, la pérdida de sangre puede ser un signo de un embarazo ectópico (cuando el feto se implanta en las trompas de Falopio en lugar de tu vientre ), una condición no muy común que afecta a alrededor de 1 de cada 100 mujeres embarazadas y que requiere tratamiento médico inmediato para quitarlo de ahí.
Sin importar la causa puede ser una experiencia aterradora, especialmente durante las primeras semanas cuando el riesgo de tener un aborto involuntario es mayor.

 

Sangramiento en periodos posteriores del embarazo

La pérdida de sangre en periodos posteriores es generalmente debido a:

 

  • Ectropión cervical: ligeros cambios en el cuello uterino pueden causar sangrado o manchas inofensivas en el segundo trimestre; también es común en el primer trimestre después de tener relaciones sexuales.
  • Desprendimiento de placenta: se traduce en un sangramiento diagnosticado comúnmente después de 22 semanas de gestación y consiste en la separación de la placenta desde el interior del útero. Puede ocurrir de forma repentina después de un trauma o si se reduce el tamaño del útero (por ejemplo, cuando rompes fuente). Una preeclampsia también puede causar un desprendimiento de la placenta.

 

Es posible que experimentes sangramiento junto con un ligero dolor de barriga, o ninguno de estos síntomas en absoluto. Puede ser indoloro, pero el dolor de un desprendimiento de placenta puede ser difícil de soportar, sobre todo si la sangre está siendo introducida forzadamente dentro de los músculos del útero nuevamente. Se te realizarán exámenes para diagnosticar el sangrado, y la matrona puede recomendar un parto prematuro de ser necesario.

 

  • Placenta previa: una afección relativamente común, que ocurre cuando la placenta se sitúa bajo en el útero y bloquea la entrada del cuello uterino. Tu matrona puede identificar esto durante el segundo trimestre, ya que es cuando la parte inferior del útero crece y se extiende, lo cual puede provocar sangramiento. Es probable que se identifique en exámenes alrededor de la semana 20, y la matrona podrá solicitar un examen más en el último trimestre del embarazo para determinar si es posible hacer un parto natural. En la mayoría de casos la placenta se desplaza hacia arriba en el embarazo, pero si sigue estando baja es posible que se aconseje tener una cesárea.
  • Pérdida del tapón mucoso: cerca de la fecha del nacimiento de tu bebé puedes experimentar esto, que es el desprendimiento del tapón mucoso que sella la entrada del cuello uterino. Aunque puede ser bastante alarmante cuando sucede, también es motivo de celebración: ¡el bebé está finalmente en su camino!
  • Aborto involuntario: aunque la mayoría de los abortos involuntarios ocurren en el primer trimestre, algunos ocurren en las últimas etapas del embarazo (aunque es muy raro que esto suceda después de la semana 30).

 

¿Qué exámenes deberé hacerme?

 

Si notas señales de sangramiento, aunque sea una pequeña mancha, es importante que sea revisada inmediatamente para descartar algún problema grave. Probablemente sabrás por cómo te sientes si es algo para preocuparse o no; muchas mujeres se dan cuenta instintivamente cuando hay motivos para preocuparse.

Tu matrona o médico de cabecera deberá revisar la zona pélvica y de tu estómago, y puede que tengas que realizarte un examen vaginal, ultrasonido o de sangre para revisar tus niveles hormonales. El encargado de la ecografía puede aconsejar que realices un escaneo interno para asegurarse de tener la mejor vista posible del útero, ya que éstas son en general más detalladas, y por lo tanto, con ella hay más condiciones para llegar a la raíz del problema.

Dependiendo de la gravedad de la hemorragia y las posibles razones detrás de ella, se te puede aconsejar permanecer en el hospital para que recibas una supervisión médica estricta durante un tiempo. Si la condición es una amenaza para la salud y el desarrollo del bebé, es posible que debas permanecer en hospitalizada hasta el nacimiento, o que recibas órdenes expresas de dejar tu trabajo y descanses en casa.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *