Beneficios de leche materna y dar pecho a el bebe.

Amamantar es uno de los actos más naturales y benéficos que una madre puede hacer por su bebé. Se ha comprobado que la leche materna trae beneficios de salud dramáticos para el niño. Desde los anticuerpos que protegen a los recién nacidos hasta los nutrientes exclusivos que previenen varias enfermedades infantiles: los beneficios son incalculables. Ningún otro acto materno puede causar tanto impacto sobre el presente y el futuro del bebé.

Sin embargo, en la sociedad actual se considera innecesario amamantar. A las madres jóvenes se les ha hecho creer que la leche de fórmula es un buen reemplazo para la leche materna. Eso no es cierto. Nada puede emular las propiedades de la leche materna indiferentemente de cuántas vitaminas, minerales y suplementos se le adhieran a lo que de todos modos no deja de ser un producto químico. La leche materna es la única fuente nutricional completa y natural para los bebés. Es la fórmula de la naturaleza para garantizar la salud y la calidad de vida de los niños en su crecimiento. Y no hay que olvidar que amamantar a un bebé representa un vínculo muy especial con él, uno que sólo su madre puede lograr.

A continuación se presentan algunos de los beneficios principales de la leche materna.

Información sobre la leche materna:

Los beneficios para el bebé

 

  • El niño recibe la mezcla más completa y óptima de nutrientes y anticuerpos.
  • La composición de la leche materna varía a medida que el niño crece y cambia sus necesidades nutricionales.
  • La leche materna causa menos vómitos y diarrea en los niños (en EE.UU. ocurren 20-35 millones de episodios de diarrea en los niños menores de 5 años, causando más de 200.000 hospitalizaciones y 400-500 muertes).
  • La leche materna provee protección contra la gastroenteritis y la enterocolitis necrotizante.
  • Reduce el riesgo de estreñimiento crónico, cólicos y otros desórdenes estomacales.
  • Reduce el riesgo de diabetes infantil.
  • Protege contra infecciones de oído, enfermedades respiratorias, neumonía, bronquitis, infecciones hepáticas, septicemia (intoxicación sanguínea), etc.
  • Protege contra las alergias, asma, eczema, etc.
  • Reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL): las estadísticas muestran que de 87 muertes por SMSL, 84 corresponden a niños que no son alimentados con leche materna.
  • Protege contra la meningitis, botulismo, linfoma infantil, enfermedad de Crohn y enterocolitis ulcerativa.
  • Reduce el riesgo de cavidades y caída de dientes.
  • La lactancia promueve el desarrollo de la estructura facial del niño, le facilita hablar, le endereza los dientes y le mejora la visión.
  • Los niños amamantados desarrollan un coeficiente intelectual más alto, así como un mayor desarrollo cerebral y del sistema nervioso. La ventaja de coeficiente intelectual puede llegar a los 10-12 puntos en las edades de 8, 12 y 18 años. Las proteínas específicas de la leche materna se encargan de facilitar el crecimiento y desarrollo del cerebro.
  • La leche materna reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas en edades posteriores.
  • Incrementa la densidad ósea.
  • La lactancia es una parte importante del desarrollo emocional de los bebés: los niños amamantados disfrutan de un mayor vínculo en la relación emocional con sus madres.
  • La leche materna facilita la respuesta de los anticuerpos a las vacunas.
  • Los niños amamantados son hospitalizados 10 veces menos que los niños alimentados con leche de fórmula durante el primer año de vida.
  • El calostro (la primera leche materna) cubre el tracto gastrointestinal, previniendo que bacterias y moléculas nocivas entren al sistema sanguíneo del bebé.
  • La leche materna reduce el riesgo de anemia por deficiencia de hierro y vitamina E.
  • Reduce el riesgo de apendicitis aguda, artritis reumatoide, hernia inguinal y estenosis pilórica.
  • Algunos factores en la leche materna destruyen bacterias como la E. coli, salmonella, shigella, estreptococo, neumococo, etc.
  • La leche materna reduce el riesgo de obesidad infantil.

 

Los beneficios para la madre

  • Amamantar reduce el riesgo de cáncer de pecho, ovarios, cervical y endometrial.
  • Reduce el riesgo de anemia.
  • Protege contra la osteoporosis y la fractura de cadera en edades posteriores.
  • Reduce el riesgo de mortalidad por artritis reumatoide.
  • Ayuda al cuerpo a volver a su estado anterior al embarazo más rápido: facilita la pérdida de peso, la mitad de las calorías necesarias para producir la leche es tomada de la grasa almacenada, quema entre 500 y 1500 calorías diarias, etc.
  • Ayuda a retrasar el regreso de la fertilidad y a espaciar los embarazos subsecuentes.
  • Desarrolla una relación emocional especial con el bebé.
  • La leche materna es gratis (ahorrando miles de dólares anuales por leche de fórmula).
  • Como los niños amamantados son más sanos, la familia se ahorra los costos por visitas al médico, prescripciones, medicamentos y hospitalizaciones.
  • Entre las madres trabajadoras, el tiempo requerido por enfermedades de los niños es mucho menor.
  • Amamantar ayuda al útero a contraerse para controlar el sangrado posparto.

Beneficios ambientales y sociales

  • Amamantar reduce los gastos médicos tanto para niños como para madres: si todos los bebés incluidos en los programas de ayuda federal en los EE.UU. fueran amamantados, el ahorro nacional alcanzaría los $33.000.000 mensuales; en 1993, 90.000 bebés fueron hospitalizados por enfermedades respiratorias, representando un costo de 450 millones de dólares; actualmente los EE.UU. invierte más de 1 billón de dólares anuales por infecciones de oído.
  • Amamantar reduce los costos de seguros tanto para las familias como para los empleadores.
  • Amamantar reduce la polución al reducir el uso de los recursos y energía para producir, procesar, empacar, distribuir, promocionar y deshacerse de la leche materna artificial.
  • Se reducen los costos de aduana de las comunidades y los gobiernos para asegurar que los niños sean bien alimentados.
  • Al estar los niños más sanos, se reduce el absentismo de las madres de sus lugares de trabajo.

Otros beneficios de amamantar

  • La madre se siente tranquila: amamantar produce hormonas relajantes.
  • Es una gran excusa para sentarse y descansar…
  • La madre puede dormir mientras alimenta al niño.
  • Amamantar les ahorra a las madres 7 horas semanales de tiempo que pasarían de pie si alimentaran al niño de otro modo.
  • El niño no tiene que esperar, llorando y gritando, que la leche de fórmula se caliente: la leche materna está disponible en cualquier momento para calmarlo, nunca se depende del mercado, siempre tiene una temperatura adecuada y segura y además alimentar al niño de este modo es más sencillo cuando se viaja.
  • ¡Es la única forma de perder peso sin hacer dieta ni ejercicio!
  • Los niños amamantados huelen bien, su saliva no mancha ni huele, y sus pañales sucios no son ofensivos para una madre (al menos hasta que el bebé empieza a comer alimentos sólidos…).
  • Los bebés amamantados reconocen a su madre: nunca la confundirán con una niñera. El vínculo creado entre ambos es muy fuerte.
  • No hay palabras para describir lo que siente una madre cuando su bebé le regala una gran sonrisa mientras se alimenta. La madre puede sentirse orgullosa de que el crecimiento de su niño se debe a lo que ella le produce especialmente a él. Además se asegura de que el bebé comience su desarrollo de la mejor forma posible.
  • Si la madre se alimenta adecuadamente, su leche materna sabe mucho mejor que la leche de fórmula.
  • Amamantar no ocupa más que un brazo mientras se realizan otras actividades (siempre y cuando el bebé no corra riesgos).
  • ¡Y muchos otros beneficios, demasiados para mencionarlos todos!

 

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *