La anestesia epidural y otros calmantes para el embarazo

La anestesia epidural y otros sedantes para el embarazo. Ya sea tu primer o tu quinto hijo, no puedes saber cómo lidiarás con el dolor y las contracciones hasta que el nacimiento esté por ocurrir.Por lo tanto, incluso si no tienes intención de dar a luz sin ningún calmante de origen médico, igualmente vale la pena saber de antemano cuáles son tus opciones con sus implicaciones, en caso de que tu alumbramiento termine siendo terrible debido a un parto más difícil de lo que anticipabas.

La anestesia epidural es una combinación de drogas anestésicas y analgésicas que se inyecta en la zona lumbar fuera de la duramadre -el saco resistente que rodea la médula espinal- para adormecer la parte inferior del abdomen.

 

¿En qué consiste tratarse con la epidural?

 

La epidural se realiza con un anestesista que primero adormece el área con un anestésico local antes de la inserción de una aguja hueca con forma.

Una vez que la aguja se sitúa correctamente, se pasa un tubo fino a través de ella y luego se retira la aguja, dejando el tubo en su lugar (por como se describe suena bastante aterrador, pero lo más probable es que si lo estás pidiendo en realidad no te importará cómo sucede; sólo querrás que ocurra rápido).

El anestesista entonces inyecta el anestésico en la espalda, a través del tubo. Puede tomar varios intentos situar el epidural, pero una vez que está ahí pueden administrarse dosis adicionales con un mínimo esfuerzo. Más del 90% de las mujeres considera que esto bloquea completamente el dolor de las contracciones.

En el papel no hay nada que te impida tener una epidural en cualquier etapa del parto, pero eso no significa que puedas gritar con éxito cuando tu bebé esté saliendo. La mayoría de las madres que optan por la epidural lo hacen durante la fase activa de la primera etapa del parto, cuando la dilatación va por los 5-6cm dilatados las contracciones son cada vez más fuertes.

Si estás en las últimas etapas de transición y a sólo el 1-2cm de estar completamente dilatada, puede que tu matrona te anime a apretar los dientes y seguir adelante. Esto porque ya no estás muy lejos de dar a luz y la epidural puede retrasar el proceso.

A diferencia de los opiáceos, la epidural ofrece un alivio total del dolor sin el perder la noción, así que seguirás sabiendo exactamente lo que está pasando. Si tu parto es largo y agotador, te ofrece la oportunidad de recuperar el aliento antes de que sea hora de empezar a pujar. Además puede ayudar si tienes una presión arterial alta.

 

¿Cuáles son las desventajas de la epidural?

Durante el parto puede aparecer alguna, como por ejemplo:

 

  • Quizás se te adormezca todo hasta los pies y seas incapaz de pararte.
  • Independiente de si te puedes parar o no, muchos de los hospitales hacer que te quedes en cama una vez que la tienes, lo que pone fin a cualquier movilidad y no es la mejor posición para tener el parto.
  • Puede que no funcione por completo, en cuyo caso puede adormecerse solo un lado del cuerpo o puedes tener una sensación parcial en el abdomen.
  • Puede hacerte sentir enfermo, con escalofríos, mareado o con picor.
  • Tu bebé necesitará monitoreo continuo a lo largo del proceso, al igual que tu presión arterial.
  • Puede retardar el trabajo de parto , especialmente la segunda etapa cuando se tiene que empezar a pujar, ya que puede ser muy difícil saber si estás haciéndolo correctamente.
  • Aumenta las posibilidades de necesitar Syntocinon [Pitocina] por goteo para acelerar el trabajo de parto.
  • Aumenta el riesgo de que el bebé se mueva en la posición incorrecta de nacer sin ayuda.
  • Aumenta las posibilidades de necesitar un parto asistido con fórceps o ventosa.
  • Puede causar que la presión arterial baje, lo que puede reducir el suministro de oxígeno de su bebé, así que como medida de precaución tendrás una cánula (un tubo pequeño y hueco)  en la parte posterior de la mano o el brazo conectado a un goteo, para que en caso de emergencia el sistema de goteo se administre rápidamente.
  • No sabrás si necesitas ir al baño -para cuyo caso usted tendrá una sonda insertada en la vejiga para drenar la orina automáticamente.
  • Aumenta las posibilidades de tener fiebre durante el parto.
  • Existe un riesgo mínimo de experimentar dificultades para respirar, una infección o lesión nerviosa.
  • Todos los tubos y el monitoreo –aparte del hecho de que estarás parcialmente paralizada- puede hacer que sientas que ya no tienes control sobre tu cuerpo o el parto.
  • No puedes acceder a él si tienes el parto en tu casa.

 

No todos los hospitales ofrecen la epidural durante todo el día, así que consulta si el tuyo lo hace, y si no intenta tener el parto en las “horas de anestesia”.

Y después del nacimiento:

 

  • Quizás tengas dificultades para ir al baño.
  • Si la cubierta de la membrana de la médula espinal se pincha accidentalmente, puedes sufrir un enorme dolor de cabeza (causado por el líquido cefalorraquídeo que se escape una vez que se retira la aguja) que a veces pueden persistir por varias semanas.
  • Puedes sentir dolor en la zona de la espalda donde estaba situado el tubo.

 

¿Qué es una epidural móvil?

Una epidural móvil se administra de la misma forma que un epidural tradicional; la principal diferencia es que se inyecta en una dosis ligeramente diferente, en una menor dosis de medicamento.

La ventaja de esta es que hace que conserves cierta sensación en las piernas, por lo que podrás moverte un poco – a pesar que depende mucho de cuál es tu reacción a los medicamentos. Puede que continúes necesitando ayuda, y sin duda no podrás correr maratones.

 

Vale la pena recordar:

 

  • No todos los hospitales la ofrecen (preguntar de antemano)
  • Aún hay un riesgo alto de un parto más largo y la necesidad de un parto asistido, aunque el riesgo es menor que con un epidural tradicional.
  • Al igual que con las epidurales tradicionales, es posible que te dé mucha comezón o dificultad para orinar.

 
La epidural no es la única forma disponible para aliviar el dolor durante el parto. Otras opciones incluyen:

 

¿Qué hace el gas y aire (Entonox)?

Recuerda que el gas de la risa se ​​utiliza para ir al dentista? Bueno, Entonox es un analgésico suave compuesto de una mezcla 50/50 de óxido nitroso (gas de la risa) y oxígeno. La mayoría de los hospitales tienen este gas a disposición en sus salas de parto y solo debes respirarlo a través de una boquilla o una máscara colocada sobre la nariz, por lo general inmediatamente después de sentir al primera contracción. Hará que te sientas un poco mareada -en ese momento debes dejar de usarlo hasta que nuevamente sientas la necesidad- pero esto sólo dura unos segundos.

Si el gas y el aire ayuda o no para el dolor durante el parto es un tema de debate. Para algunas madres las contracciones les resulta menos dolorosas, pero a otras les hace muy poco.

Los puntos a favor son:

  • Es fácil de usar, solo se debe respirar profundamente.
  • Controlas la cantidad que ingieres, y si te funciona puedes tener todo lo que quieras
  • No daña a tu bebé – de hecho, el oxígeno es bueno para él
  • No se queda en tu organismo
  • Puedes continuar respirándolo todo lo que sea necesario, incluso si estás en una piscina de parto

 

Las desventajas son que a algunos les provoca náuseas o les seca la boca, así que asegúrate de tomar pequeños sorbos de agua o chupar trozos de hielo entre las inhalaciones.

¿Qué son la petidina y diamorfina ?

Son opiáceos fuertes y analgésicos muy eficaces, que se suministran normalmente a través de una inyección en la nalga o el muslo. Trabajan muy rápidamente, en unos diez minutos; duran algunas horas y pueden darte un verdadero “vuelo” (de ahí el hecho de que a menudo se les da a los pacientes después de la operación).

Pero tienen un inconveniente: pueden hacer que te sientas enfermo, somnoliento y con mareos, o peor aún, también pueden afectar a tu bebé haciéndoles dormir o reduciendo su capacidad para respirar después del nacimiento. Esto último puede necesitar tratamiento urgente.

Debido a esto se recomienda utilizar diamorfina solo en el periodo inicial del parto, porque sus efectos duran más tiempo, mientras que la petidina se pueden utilizar un poco más tarde en la primera etapa del parto, ya que es de más corta actuación y con menos probabilidades de afectar al bebé .

¿Qué es el meptazinol (Meptid)?

Aunque también se suministra con una inyección, el meptazinol es un analgésico estándar más que un opiáceo potencialmente adictivo como la petidina o la diamorfina. Tiene el mismo efecto analgésico rápido, pero también puede hacer que te sientas enfermo y mareado.

Su ventaja es que es mucho menos probable que afecte a tu bebé, por lo que puedes utilizarlo en las etapas tardía de la primera fase del parto. Normalmente es menos disponibles que la petidina.

¿Cuál es un anestesia de bloqueo espinal?

Es una única inyección de anestésico (a veces mezclado con un narcótico) directamente en el líquido cefalorraquídeo .

El bloqueo espinal adormece completamente de la cintura para abajo, pero desaparece en unas pocas horas . No se utiliza por lo general en el parto mismo, pero a veces se utiliza para partos por fórceps y cesárea.

Desventajas potenciales:

  • Sólo se puede tener una inyección
  • Puede que te inmovilice y te confine a la cama
  • Puedes tener escalofríos, con náuseas o picazón
  • Puede que te resulte difícil ir al baño
  • Puede darte un fuerte dolor de cabeza

¿Cuál es la anestesia epidural espinal combinada?

La anestesia epidural espinal combinada (CSE por sus siglas en inglés) es similar a la epidural, en la que recibes una combinación de analgésico y anestésico, pero la diferencia está en cómo éstos se administran.

En primer lugar se te realiza una inyección espinal de un analgésico opiáceo de rápida acción como el fentanilo. Mientras tanto, un catéter epidural (tubo) es situado en la forma habitual, pero no se suministrará ningún tipo de anestesia a través del tubo hasta que el efecto del analgésico comienza a desaparecer (por lo general en una o dos horas).

El CSE es particularmente adecuado para partos tardíos de progresión rápida ya que el alivio es virtualmente instantánea.

A diferencia de la anestesia espinal, la combinada puede recargarse una vez que la inyección espinal inicial desaparece. Además, mientras no recibes la anestesia epidural serás capaz de caminar. Los inconvenientes son similares a los relacionados con las epidurales móviles.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *