Como evitar accidentes en los bebes recien nacidos

Rasparse las rodillas y los codos es parte del crecimiento: a mayor curiosidad infantil, mayores accidentes. A medida que los niños desarrollan sus habilidades corporales, se vuelven más arriesgados a intentar cosas nuevas, por lo que hay una correlación directa entre la edad y el tipo de accidentes.

Los recién nacidos son extremadamente vulnerables. Su bienestar depende totalmente de sus padres y adultos responsables porque aún no tienen pleno control sobre sus propios cuerpos.

Puede parecer un poco sorprendente que más de 20.000 bebés menores de 6 meses de edad tuvieron accidentes durante el año 2002, y que el 83% de los casos ocurrió en sus propios hogares.

Los bebés y los muebles

Un sofá puede ser un lugar particularmente peligroso para dejar a un bebé. Con un poco de movimiento puede caerse del borde. Una caída de este tipo puede ser extremadamente grave para un bebé, siendo su cuerpo tan inmaduro en cuanto a desarrollo óseo, con las fontanelas aún aparentes en la cabeza y sin la habilidad de protegerse de los impactos con las manos.

Lo más recomendable es mantener a los bebés en alturas mínimas o en el suelo, o en sillas mecedoras y cochecitos con cinturones para que no puedan caerse por el movimiento. El riesgo de caídas es mayor cuando el niño comienza a gatear o a caminar, por lo que hay que asegurarse de mantenerlos alejados de cualquier superficie alta.

Los bebés y las escaleras

Las escaleras son peligrosas para los bebés de forma indirecta. A veces pasa que un padre de familia o un adulto responsable lleva cargado un bebé y al subir las escaleras se resbala o cae. Suele pasar porque la persona intenta hacer más cosas de las que puede teniendo ambas manos ocupadas.

Tenga siempre una mano libre para sostenerse cuando suba o baje escaleras cargando a su bebé. Asegúrese de que no haya obstáculos en las escaleras e instale rejas de seguridad para niños. Éstas son particularmente útiles para alejar del peligro al bebé cuando empieza a gatear y se siente atraído hacia la altura de las escaleras.

Asfixia o ahogamiento

Un niño pequeño no sabe que está en peligro hasta que siente dolor. Por eso la asfixia y el ahogamiento son amenazas para los bebés. Un bebé puede asfixiarse cuando da vueltas en su cuna y queda boca abajo o cuando se mete bajo las sábanas. Por esta razón es mejor no usar colchas o almohadas en la cuna hasta que el bebé cumpla al menos 1 año y tenga la habilidad de alejar las cosas de su cara cuando lo necesite.

También recuerde que las bolsas plásticas se deben mantener fuera del alcance de los niños.

Seguridad al dormir

Se ha dicho mucho sobre que no hay que dormir junto a los bebés en estado de embriaguez, bajo la influencia de medicamentos o fumando, porque pueden ocurrir accidentes durante el sueño.

Seguridad al tomar el baño

En el baño nunca deje de revisar la temperatura del agua antes de meter al bebé en ella. La piel de los niños pequeños es mucho más delicada o delgada (hasta 15 veces más delgada) que la de los adultos. Hoy en día hay todo tipo de termómetros de baño y aparatos para medir la temperatura en el mercado.

Como un bebé no puede sostener su cabeza por sí misma más que unos segundos, nunca lo deje solo en el agua, sin importar lo poco profunda que sea. Los bebés no reconocen el peligro; si se mueven o se sumergen, aunque sea en un centímetro de agua, pueden ahogarse fácilmente.

Ni a los bebés ni a los niños pequeños se les debe dejar solos en el baño. Pueden ocurrirles accidentes en cuestión de segundos.

Objetos pequeños

Aunque un bebé de pocas semanas de nacido no es muy hábil, puede agarrar o sostener algunas cosas. Por lo tanto hay riesgo de que accidentalmente se golpee o corte con objetos pequeños que estén a su alcance. Piense dos veces antes de facilitarle cualquier juguete u objeto a un bebé: unas llaves, por ejemplo, pueden atraerlo por su sonido, pero pueden ser muy peligrosas una vez las toma entre las manos.

Cuando tienen varios meses de edad los niños comienzan a metérselo todo a la boca. Esto presenta un riesgo de ahogamiento. Mantenga los objetos pequeños fuera del alcance de los niños y asegúrese de que cuando se desteten la comida sea suave y ligera, como un puré.

Al salir

Sacar a un bebé de casa siempre es un riesgo si no se usa un portabebés o un canguro. En cuanto a los vehículos, cada país tiene una legislación referente a la seguridad de bebés y niños, dónde y cómo ubicar sus asientos especiales.

Quemaduras

Las quemaduras son un peligro para un bebé por la delicadeza de su piel. Asegúrese de nunca dejar bebidas calientes al alcance de su bebé. Si está cargando o amamantando al bebé y sostiene una bebida caliente al mismo tiempo, cualquier movimiento involuntario (como una patada) puede alcanzar la bebida y causar un grave accidente.

Los alimentos o bebidas calientes pueden quemar a un bebé, especialmente si se preparan en un microondas. Por eso es más recomendable usar un calentador especial para comida de bebés.

A medida que los bebés crecen y empiezan a gatear y caminar, los radiadores y los hornos se vuelven una amenaza para ellos también, así que asegúrese de no dejarlos correr riesgos.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *