Cómo evitar la depresión postparto

Cómo evitar la depresión postparto. Aunque no existe una fórmula comprobada para evitar que se presente la depresión postparto, hay varios pasos que puedes llevar a cabo para protegerte a ti misma y reducir ese riesgo.

Primero que todo, debe ser proactiva y averiguar si estás en riesgo. Además de examinar con profundidad los factores de riesgo que describiremos a continuación, programar una cita con un profesional de salud calificado para discutir tu situación, ya que, él o ella, puede ayudarte a minimizar los factores de riesgo por medio de un adecuado control y ayudarte a elaborar un plan para lidiar con la DPP si esta se presenta. Diane G. se sometió a una evaluación antes de quedar embarazada, porque a los 16 años ella dio un bebé en adopción y sentía que necesitaba resolver su pasado para poder avanzar. Ella ahora tiene tres hijos y no desarrolló depresión posparto después de ninguno de sus alumbramientos. Aquí tenemos 10 consejos para reducir esos riesgos:

1. Edúcate

Aprende todo lo que puedas sobre la depresión postparto. Esto te permitirá reconocer dicha condición si se presenta y así obtendrás ayuda rápidamente. También podrás dar a los profesionales de la salud la información que necesitan para ayudarte en tu recuperación.

2. Dormir y comer correctamente

Una dieta nutritiva y una cantidad adecuada de sueño son fundamentales para tu salud y tu bienestar. Haz tu mejor esfuerzo para comer bien y dormir tanto como te sea posible, tanto durante el embarazo y como en el puerperio.

3. Ejercicio

El ejercicio es un factor fundamental para reducir los riesgos de experimentar DPP. Con sólo 15 minutos de caminata al día se elevará tu estado de ánimo y te ayudará a sentirse mejor y con mayor control de tu cuerpo.

4. Evita hacer cambios importantes en tu vida durante o inmediatamente después del parto

En cuanto te sea posible, no tomes decisiones grandes para tu vida, como comprar una casa o cambiar de trabajo, durante o inmediatamente después de tu embarazo. Mantener tu vida lo más simple y libre de estrés posible hará que tu recuperación después del parto sea más rápida y fácil.

5. Expresa tus sentimientos en la sala de partos

No tengas miedo de hablar y expresar tus necesidades y deseos en la sala de partos. Es importante que el alumbramiento sea lo más confortable posible. Si quieres una epidural, díselo a los médicos que te asisten. Si estás incómoda, díselos.

6. Consigue apoyo adecuado durante el parto

Asegúrate de rodearte de gente que pueda darte la ayuda que necesitas durante el parto. Quizás sea tu pareja, o tal vez sea tu madre, un compañero o tu mejor amiga. También debes considerar contratar una doula, o asistente de parto, para ayudarle con el proceso. Haz todo lo que sea necesario para sentirte apoyada durante el parto para tener la mejor experiencia posible.

7. Prepárate bien para el día del parto

Tomar una clase de educación sobre el parto es muy útil, pero no te detengas ahí. Leer todos los libros o artículos sobre el tema como te sea posible. Habla con otras mujeres acerca de sus experiencias. Muchas clases sobre el parto tratan aspectos cruciales del parto, como sobre las cesáreas, y debes estar bien informada sobre todos lo que pueda suceder en la sala de parto, de modo que no surja ninguna sorpresa. Si sabes qué esperar, serás menos propensa a tener una experiencia de parto traumática.

8. Consigue ayuda doméstica para el periodo postparto

No estarás en condiciones para cocinar y o limpiar la casa en las primeras semanas luego del nacimiento de tu bebé, especialmente si te han hecho una cesárea, así que organiza todos los detalles para que alguien te ayude. Ten a alguien que vaya de compras por ti y te proporcione comidas congeladas y platos sencillos. Deje que tu hermana asee el piso de la sala de estar por ti. Tu grupo de apoyo está allí para ayudarte, déjalos hacerlo. Si no tienes un grupo de apoyo en el que puedas confiar, piensa en contratar ayuda externa hasta que estés nuevamente saludable. Que alguien venga a tu casa para limpiar dos veces por semana e incluso para preparar algunas comidas para tu familia será un enorme alivio para ti.

9. Consigue un fuerte apoyo emocional — y aprovéchalo

Tu grupo de apoyo también es para que puedas apoyarte cuando te sientas frustrada, abrumada o simplemente cansada. Habla con ellos acerca de cómo te sientes y cómo está cambiando tu vida. Te sentirás mucho mejor después de que te hayas desahogado. También debes utilizar tu sistema de apoyo para sacar algo de tiempo para ti, siempre que puedas. Deja a tu madre cuidar al bebé mientras tomas un largo baño caliente. Deja que tu mejor amiga haga de niñera mientras tú y tu pareja salen a cenar.

10. Asiste a un grupo de apoyo para la DPP

El mejor apoyo a menudo proviene de personas que han estado donde estás tú y saben por lo que estás pasando. Habla con tu obstetra, con un terapeuta, con el pediatra de tu bebé u otras madres y averigua donde se reúne tu grupo local de apoyo en DPP.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *