Cómo hacer que el bebé tome una siesta

Cómo hacer que el bebé tome una siesta? métodos para lograr que se duerma tranquilo. Todos los bebés necesitan siestas regularmente. Dormir durante el día los ayuda a obtener el descanso que necesitan para crecer y desarrollarse adecuadamente. La cantidad de sueño que requiere el bebé depende de su edad.

Por lo general, los recién nacidos duermen entre 16 y 20 horas diarias, divididas entre el día y la noche. Hasta que el peso de los niños queda establecido hay que despertarlos cada 3 ó 4 horas para amamantarlos o alimentarlos. Después de eso es aceptable permitirles dormir periodos más extensos. Sin embargo, no es de esperar que un recién nacido duerma durante la noche. A los bebés les da mucha hambre.

Los niños comienzan una rutina de sueño más regular una vez cumplen los 6 meses de edad. Estos niños generalmente toman 2 ó 3 siestas al día, y pueden dormir entre 9 y 11 horas durante la noche. El horario típico de las siestas de los bebés menores de 9 meses es una siesta en la mañana, una en la tarde y una al anochecer.

Cuando el bebé tiene entre 9 y 12 meses sólo necesita 2 siestas al día (mañana y tarde).

Aunque tomar siestas es saludable para el desarrollo, hacer que los niños lo hagan puede ser un poco frustrante, por decir lo menos. ¿Cómo se logra que un bebé tome una siesta? ¿Qué buenos métodos hay?

Todos los bebés son diferentes, por lo que no hay un método que funcione para todos los casos. Pero puede probar estas técnicas y ver cuál es la más eficaz para su bebé:

Organizar los horarios

Cuando el bebé alcanza los 3 ó 4 meses de edad, lo que se busca es que desarrolle un horario regular de siestas que no interfiera con sus ciclos de sueño naturales. La clave para lograr que los bebés duerman la siesta es acostumbrarlos a un horario.

Este horario no tiene que ser rígido ni inflexible. Puede basarse en los momentos en que el niño se siente cansado durante el día. Un método recomendado que usan muchos padres y madres es basarse en la hora en que el bebé despierta cada mañana para establecer un horario de siesta mañanera. Ponga al niño a dormir alrededor de 2 horas después de que se despierta.

Es importante la consistencia para crear una rutina. Asegúrese de que el niño tome la siesta a la misma hora y en el mismo lugar todos los días. Si el horario más adecuado es el de las 10 a.m., entonces debe continuarse.

Atención a los signos de sueño

Indiferentemente de los horarios elegidos, es importante que el bebé se duerma antes de estar demasiado agotado. Los niños no duermen bien cuando están muy cansados. Sin mencionar que se ponen de mal humor.

Hay que poner atención a los signos de somnolencia en el bebé: se rasca los ojos, bosteza, llora y se mueve bruscamente.

Si usted es una madre primeriza, aprenderá rápidamente a identificar el momento en que el bebé tiene sueño y quiere dar la siesta. Descubrir el mejor horario de siestas para el bebé es una prueba de ensayo y error, pero no es complicado.

Desarrollar un hábito para las siestas

Es eficaz hacer que el bebé se acostumbre a un hábito particular que lo tranquilice y le indique que es hora de dar la siesta. Puede ser mostrarle un libro de dibujos, cantarle una canción, etc.

Acueste al bebé en la cuna antes de que se duerma

El bebé no tiene que estar completamente dormido al llevarlo a la cuna. Tras unas cuantas semanas de horario regular de siestas, deje al bebé en su cuna estando aún despierto. Esto lo acostumbrará a dormir por sí solo sin depender de su madre para acunarlo o alimentarlo. Del mismo modo, aprenderá a dormirse por sí solo cuando despierte en medio de la noche.

El lugar de la siesta

El lugar elegido para las siestas regulares es importante. Lo mejor es que el bebé se duerma en su cuna, porque así él por sí solo comienza a asociar la cuna con el momento de dormir. El mejor lugar para que el niño descanse es un lugar oscuro, fresco y tranquilo.

No hay que preocuparse

No se preocupe si su bebé es de los que no pueden pasar más de una hora dormidos. Lo importante es notar que si el bebé no se pone muy quisquilloso o irritable y no se ve muy cansado, entonces está durmiendo el tiempo que necesita. No todos los bebés necesitan tomar siestas de una o dos horas.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *