Cómo ayudar a su bebé o niño a dejar el chupete

¿Tienen un adicto al chupo, pacificador, chupete o chupón viviendo en su casa? Si es así, este artículo es para ustedes. Hoy hablaremos sobre cuándo abandonar el chupo, y cómo hacerlo.

Creo que es importante comenzar nuestro artículo de hoy con este recordatorio: los chupos no son malos. Ni son peligrosos. (De hecho, podrían incluso reducir el riesgo de SMLS). Sin embargo, es importante evitar utilizarlos hasta no haber establecido la relación de lactancia, si está amamantando (o planea hacerlo).

Tienen una mala reputación a veces, pero en realidad, los chupos pueden ser una herramienta útil en el esfuerzo para ayudar a nuestros bebés a dormir bien. Los chupos pueden ser una herramienta para ayudar a los bebés a calmarse por sí mismos sin la ayuda de los padres, y pueden disminuir la vigilia nocturna (es decir, ¡a menos que su bebé está constantemente pidiendo que venga a retornarle el chupo después de que se le ha caído!)

Así que recordemos que como muchas cosas relacionadas con el sueño de los bebes y los niños pequeños, los chupos no son un verdadero problema hasta que se convierten de verdad en un problema. Si el chupo se adapta perfectamente a la vida de su bebé o niño pequeño (y perfectamente a la suya), entonces no se sienta presionado para deshacerse de él.

Pero ¿y si no lo hace? ¿Qué pasa si su bebé lo está despertando 10 veces cada noche para que le retorne el chupo después de que se le ha caído de la boca? ¿Qué pasa si usted está enfermo y cansado de cargar chupos a donde quiera que vaya, sólo para que su hijo no tenga que quedarse sin uno? Si ese es el caso, podría ser el momento de abandonar el chupo para siempre.

La edad ideal para deshacerse del chupo

Hablando de deshacerse del chupo – ¿cuándo debe ocurrir? Esa es una gran pregunta para los padres cuyos infantes están apegados al chupo.

Desafortunadamente, no hay una edad mágica. Algunos padres destetan a sus bebés del chupo a los 5 o 6 meses; otros dejan que sus niños se aferren a sus chupos hasta los 3 o 4 años de edad. En realidad, no hay bueno ni malo, negro o blanco cuando se trata del uso del chupo. Es parecido al sueño del bebé en este respecto – los bebés y niños pequeños aprenden a dormir de diferentes formas y a diferentes edades.

Pero echemos un vistazo a una verdad general cuando se trata de destetar bebés y niños pequeños del chupo: entre más temprano se haga, más fácil será. Lo mismo es cierto para la formación del sueño y el uso del inodoro, y para tantas cosas asociadas con la crianza de los niños.

Por esta razón, los pediatras suelen recomendar destetar a bebé del chupo antes de un año de edad. La idea es que antes de los 12 meses, su hijo no ha tenido el tiempo (o la capacidad cognitiva) para crear un profundo apego a un chupo, por lo que retirarlo no debería ser tan difícil.

Sin embargo, no ocurre lo mismo si intenta apartar a un niño un poco mayor de su chupo. Alrededor de los 18 meses, un niño probablemente ha desarrollado un fuerte sentimiento de apego a su chupo. Trate de quitarlo entonces, y probablemente será mucho más difícil que si lo hubieras hecho antes. No es imposible, por supuesto, pero habrá más lágrimas y enojo por parte de su niño (y tal vez, ¡también de su parte!). Más allá de un par de años y también se agrega el riesgo de causar problemas dentales.
El mejor momento para destetar a su bebé del chupo (o iniciar la formación del sueño o de esfínteres) sería después de que un niño esté listo en su desarrollo, pero antes de que hayan adquirido un carácter fuerte y se apeguen emocionalmente al status quo. Al igual que se recomienda la formación del sueño después de 4 a 6 meses de edad, no recomendaríamos entrenar en el uso del inodoro los 15 meses de edad (aunque la comunicación para la eliminación se está convirtiendo en un concepto de crianza muy popular). Una vez que el bebé ha creado un apego a su chupo o chupete, se vuelve más como un objeto de consuelo y ¿quién despegaría a un niño de 2 años de su osito de peluche o manta favorita? Pero, si su bebé se está despertando con frecuencia por la noche y no puede volvérselo a poner por sí mismo, eso más un problema que una solución.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *