Comidas que evitar al amamantar al bebé.

Ha hecho un buen trabajo como mamá. Puede estar orgullosa de si misma por vigilar cuidadosamente lo que comió y bebió durante el embarazo. Y al elegir amamantar, continuará nutriendo su bebé en la mejor forma conocida. Veamos algunos alimentos prohibidos para su consumo mientras se trata de amamantar a su bebé.

Al amamantar, las reglas dietéticas generalmente no son tan estrictas como lo fueron mientras estaba embarazada, pero aún se deben evitar ciertas cosas para asegurarse de que el bebé sigue obteniendo sólo lo mejor.

 

Conceptos básicos de la lactancia materna

Los bebés amamantados tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades como virus estomacales o infecciones del oído. También son menos propensos a desarrollar alergias o ser obesos, y parece haber una correlación positiva de esto y el cerebro cerebral y el desarrollo neurológico del niño. Las mamás pueden beneficiarse también -las que amamantan durante varios meses pueden reducir su riesgo de padecer cáncer de mama u ovario. Además disminuye el riesgo de depresión posparto.

 

Alimentos que se deben evitar al dar pecho.

Hay ciertos alimentos que las mujeres que amamantan deben evitar:

 

  • Peces con mercurio: Muchos pescados contienen este elemento, pero puede limitar su ingesta manteniéndose alejada de los depredadores en la cadena alimentaria, que incluyen la caballa gigante, pez espada, blanquillo y tiburón. Estas variedades contienen altos niveles de este metal, que podrían ser perjudiciales para su hijo. El atún sólido blanco y la albacora contiene niveles moderados de mercurio, por lo que limite su ingesta de ellos.
  • Piña: esta fruta contiene una mezcla de enzimas llamadas bromelina, que se encuentra específicamente en el jugo y el tallo. Esto puede causar efectos secundarios como náuseas, diarrea y sangrado menstrual. Aunque aún no hay estudios suficientes, una mujer embarazada es mejor que no la consuman.
  • Productos con cafeína: Las mamás y los papás saben por igual el valor de cuidar el sueño de un bebé, por lo que la cafeína debe limitarse a pequeñas cantidades con el fin de no molestar sus patrones de sueño. Este producto también puede causar síntomas como nerviosismo e irritabilidad en el niño.
  • Alcohol: esto puede interferir con la lactancia materna y disminuir la producción de leche, y no hay claridad respecto a qué niveles de alcohol en la leche materna son seguros. Pero si una madre quiere tomar una copa, debe limitar su consumo y dar tiempo suficiente para que el alcohol sea expulsado antes de amamantar –lo que por lo general dos o tres horas en promedio. Si ha bebido más de una copa o dos, deberá esperar más tiempo (alrededor de dos horas para cada bebida adicional). Los succionadores pueden aliviar la congestión y ayudar a mantener el suministro de leche.
  • Grasas saturadas y trans: alimentos que contienen altos niveles de estos componentes no son saludables para usted o su bebé. Es especialmente importante para ambos tener un buen equilibrio de grasas saludables (es decir, no del tipo que se encuentra en muchas tiendas de comida).
  • Plaguicidas: Aunque esto no es un alimento, muchas variedades de productos pueden tener pesticidas o insecticidas sobre ellos. Lave a fondo y pele las cosas antes de comerlas. También puede optar por productos orgánicos en su lugar.

 

Alimentos recomendados

 

En general, las mujeres que están amamantando deben centrarse en tener una dieta sana y equilibrada. Esto suele ser suficiente para contar con una nutrición adecuada en la leche, y la mayoría puede agregar entre 450 a 500 calorías adicionales de alimentos saludables a su alimentación con el fin de satisfacer las demandas del amamantamiento. Además, se necesita beber mucha agua. Muchos médicos recomiendan tener un vaso a su lado mientras realiza este acto.

 

Hay algunos alimentos que destacan por los grandes beneficios que aportan a los niños a través de la leche materna, incluyendo:

  • Carbohidratos complejos: provenientes de granos enteros, la calabaza, las manzanas, las bayas y el arroz integral, son nutritivos y proporcionan energía.
  • Grasas saludables: incluyen grasas mono y poliinsaturadas, como las que se encuentran en el salmón, aguacate y frutos secos. Son ideales para su dieta.
  • Proteínas: carnes magras, huevos, frutos secos y otros alimentos ricos abundantes en proteínas para hacer que su hijo tenga un desarrollo adecuado.
  • Calcio: la leche, el queso y el yogur son buenas fuentes de este elemento que necesita el bebé.
  • Frutas y verduras: zanahorias, batatas, melones, tomates y otras proporcionan vitaminas y nutrientes esenciales.

 

Pasos siguientes

 

Si bien la mayoría de las mamás al inicio parten con esta etapa, la mayoría la abandona a los seis meses. Aunque es un trabajo duro, trate de seguir con él, ya que muchos beneficios de la leche que produce están vinculados con a lo menos varios meses de amamantamiento. La Academia Americana de Pediatría recomienda que dure hasta los seis meses, pudiendo continuar durante el primer año a medida que se introducen alimentos sólidos.

 

Muchas mamás primerizas están ansiosas por perder los kilos del embarazo, pero las están amamantando deben planear adelgazar de forma gradual. Esto porque necesitan esas calorías no sólo para su hijo, sino también por su propia resistencia al cuidar a un recién nacido.

 

En realidad, la pérdida de peso demasiado rápida no es bueno para producir leche. Algunas, pero no todas las mujeres que disminuyen los carbohidratos o hacen otras dietas ven su suministro lácteo disminuido. Solo coma sano y añada un poco de ejercicio moderado, y esos kilos bajarán a un ritmo constante, algo saludable para usted y el niño.

 

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *