Cómo cambiarle el pañal a un recién nacido

¿Viene un niño al hogar? Prepárese para las labores de cambio de pañal. Si nunca ha cambiado un pañal, no tema. Es mucho más fácil de lo que puede parecer. Se hace así:

  1. Hay que asegurarse de tener todas las “herramientas” a la mano:
  • Pañal
  • Toallitas o paños de algodón
  • Pomadas o cremas
  • Desinfectantes

Las toallitas o paños de algodón son necesarios porque la piel de los recién nacidos es muy sensible. Se deben humedecer ligeramente y usarse durante los primeros dos meses aproximadamente.

  1. Acueste al bebé boca arriba y sosténgalo con una mano (o use un cinturón) para que no se aleje.
  2. Despegue las bandas adhesivas del pañal usado. Si se trata de un varoncito, cuidado con ciertos chorros sorpresivos.
  3. Esta es una habilidad que requiere práctica: alce las piernas del bebé (por los pies o los tobillos) para separar sus nalgas del pañal. Si el bebé tuvo algún movimiento intestinal, puede usar las partes limpias del pañal para retirar completamente cualquier resto de materia fecal en el bebé y luego envolver el pañal para botarlo. En poco tiempo sabrá envolver el pañal viejo con una sola mano juntando las bandas adhesivas para lanzarlo a la caneca fácilmente.
  4. Con una toallita o paño de algodón húmedo se limpia al bebé suavemente de adelante hacia atrás. Esto previene infecciones (recuerde limpiar todos esos pequeños pliegues). Deje secar al aire o con una toalla seca y limpia.

Si el bebé simplemente ha mojado el pañal, no es necesario limpiarlo cada vez (limpiarlo demasiado puede causar irritación).

  1. Álcele las piernas otra vez y deslice el nuevo pañal por debajo. Es el momento de aplicar la pomada o crema de elección.
  2. Junte las bandas adhesivas del pañal. No debe quedar demasiado ajustado, para no presionar el vientre del bebé. Si el cordón umbilical del bebé no se ha caído todavía, recuerde doblar la parte superior del pañal de forma que no toque el cordón. Algunos pañales están diseñados para no tapar el ombligo de los bebés.

Si el bebé es demasiado inquieto o quisquilloso y resulta casi imposible colocarle el pañal, no se preocupe si olvida aplicarle la pomada o crema. Siempre y cuando el bebé quede seco y no esté ya irritado, será difícil que desarrolle dermatitis del pañal.

Ahora el bebé está listo. Después de cambiar uno o dos pañales, ya cualquiera puede considerarse un profesional.

Precauciones:

  • Si acuesta al bebé en una mesa al cambiarle el pañal, nunca lo pierda de vista. Puede que sea más seguro para el niño ponerlo sobre una toalla en el suelo o en la cama.
  • Se recomienda cambiar el pañal de un recién nacido cada 2 ó 3 horas a menos, claro, de que haya tenido un movimiento intestinal. En este caso se debe cambiar el pañal cuanto antes para prevenir irritaciones.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *