Como combatir el acné durante el embarazo

¿Repentinamente llena de granos? Aquí explicamos la razón de por qué tu tez de embarazada se ve peor que en la escuela, además de que puedes hacer para tratarla.

Qué es: acné – esas protuberancias de granos y erupciones que tienden a estallar justo cuando tiene una reunión importante o una boda familiar en el calendario. Pueden aparecer en la cara (claro), el nacimiento del cabello, en el cuello, pechos, y, sí, en el trasero. Incluso si no has tenido un gran grano desde el baile de graduación, te pueden salir algunos si estás embarazada.

La causa el acné durante el embarazo: Dos cosas conspiran para causar brotes de acné: por supuesto, los aumentos hormonales repentinos (de progesterona , lo que hace que las glándulas aumenten las secreciones que causan el acné) y un aumento en la retención de líquidos (de fluidos que contienen toxinas y provocan granos).

Qué hacer con el acné durante el embarazo: Hable con su médico sobre qué tratamientos tópicos para el acné puedes usar; algunos permiten el peróxido de benzoilo o ácido azelaico (una crema antibacteriana disponible sólo con receta médica) . También podrías utilizar cremas que contengan eritromicina u otros antibióticos, siempre y cuando estén aprobados por tu médico. No usar ningún medicamento, tópico u oral, a menos que haya sido prescrito o recomendado por un profesional que sepa que estás embarazada (o intentando estarlo).

Soluciones fuera de límites: brotes graves de acné en adultos a veces son atacados con productos fuertes como Accutane , Retin-A y otros retinoides tópicos (tretinoína, isotretinoína, tazaroteno y adapaleno). Todos estos productos están completamente fuera de los límites sino hasta después del parto y destete, ya que pueden ser absorbidos a través de la piel a la leche materna o al torrente sanguíneo del bebé. Prohibiciones más claras: la tetraciclina y la isotretinoína oral pueden causar defectos congénitos. Lo mejor es evitar toda medicación de acné vía oral durante el embarazo. En pocas palabras no tomar ningún tipo de pastillas para el acné durante el embarazo hasta que nazca tu bebe!, y si las tomas, no amamantar al bebe ya que la leche materna puede mezclarse con estos medicamentos fuertes.

Dos medicamentos tópicos comunes, el ácido beta-hidroxi (BHA por sus siglas en inglés) y el ácido salicílico no han sido estudiados en mujeres embarazadas y puede ser absorbido por la piel . Hay una amplia gama de productos que contienen estas sustancias químicas, incluyendo muchas cremas costosas para la piel, así como opciones farmacéuticas como Neutrogena, Oil of Olay, y productos Avon (inclusive las almohadillas Stridex cada vez más populares). La clave para no arriesgarse es leer la etiqueta de los productos y mantenerse alejados si tienen BHA o el ácido salicílico en su lista de ingredientes , por lo menos hasta después del parto y el destete. Si utilizabas estos productos antes de saber que estabas embarazada, no se preocupe. Simplemente detén su uso ahora .

Medidas preventivas a tomar: la mejor fórmula es contar con una buena defensa, prevenir los brotes y las cicatrices, cuidando bien tu piel durante el embarazo. Utiliza un limpiador suave sin jabón en tu cara dos veces al día, por la mañana y por la noche. Asegúrate de lavar y enjuagar bien, especialmente alrededor de la línea donde comienza el cabello y en la mandíbula, que es donde los poros tienden a taparse. Lavar tu cabello con regularidad, sobre todo si es grasoso. Pero no laves de más ni lo restriegues tan fuerte, no sólo porque es probable que tengas la piel más sensible durante el embarazo, sino porque el restregar demasiado te hace más propenso a tener brotes (ver más adelante) . De hecho , el uso de una crema hidratante no aceitosa en realidad puede ayudarte a minimizar la irritación que puede terminar en brotes de acné. Y un paso extra: Mantén limpias las fundas de almohada, toallas o cualquier sombrero que uses.

Más ingeniosas estrategias para tratar el acné durante el embarazo:

– Aumente tu ingesta dietética de vitamina A, que ayuda a mantener la piel saludable, a través de alimentos como leche, pescado, huevos y zanahorias. Mantente alejado de los suplementos adicionales de vitamina A, ya que se ha demostrado un exceso de esta vitamina causa defectos congénitos, por lo que concéntrate en pro a través de una dieta saludable.
– Come saludablemente. Eliminar (o recortar) el consumo de azúcar y granos refinados puede hacer maravillas en la piel (elegir granos enteros en su lugar). Además, las grasas no saludables (también conocido como las grasas saturadas, presentes alimentos fritos y muchos productos horneados) pueden empeorar el acné, por lo que mejor reemplazarlas por grasas saludables que ayuden a la salud de la piel, como el aguacate, salmón, nueces o almendras. Más alimentos buenos para la piel: frutas y verduras frescas, y lo creas o no, pequeñas cantidades de chocolate negro (mientras más oscuro mejor). Sólo come con moderación, futura mamá, ya que el chocolate contiene cafeína.
– Protégete del sol. Muchos medicamentos utilizados para tratar el acné (incluidos los que son seguros para usar durante el embarazo) pueden hacerte más propensa a las quemaduras solares. Aunque el sol puede ayudar a secar las lesiones de acné, la ayuda no viene sin un precio: el exceso de sol no sólo aumenta el riesgo de cáncer de piel y provoca el envejecimiento prematuro de ésta, sino que también puede provocar manchas durante el embarazo. Si estarás al aire libre usa protector solar al menos de factor 15, y que sea uno sin aceite (ver más abajo) . Mejor aún si lo haces bajo la sombra (una sombrilla puede ser una buena opción a la moda).
– Leer antes de comprar. Busca productos para el cuidado de la piel, del cabello, o maquillaje que sea libre de aceite y están etiquetados como no comedogénicos o no acnegénicos (formulados para no provocar acné). Las cremas hidratantes y el maquillaje sin aceite también son buenas opciones.
Si te salen granos no exfolies tu rostro. No va a funcionar y terminarás quitando de la piel su humedad natural, lo que a su vez hará que tus glándulas sebáceas crearán material extra para reponer lo que se haya eliminado. Y no aprietes o pinches las espinillas – sin importar cuan tentado te veas. Como te advirtió siempre tu madre (y esta vez tiene razón) , esto solo hará que se queden por más tiempo y puede provocar cicatrices.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *