18 tips para dar leche de fórmula con biberones.

En primer lugar, usted tiene que asegurarse primero de que está poniendo la fórmula en la botella exactamente de la forma correcta. Esto es algo importante: a pesar de que las latas o paquetes de fórmula de leche en polvo están sellados, no son estériles y pueden contener bacterias, como la Salmonella, que pueden potencialmente causar infecciones que ponen en riesgo la vida de los bebés. Así que preparar la fórmula descuidada o incorrectamente podría hacer que su bebé se enferme. Lo que su madre/hermana/mejor amiga hicieron es posible que ya no se considere seguro, por mucho que insistan en que nunca les hizo ningún daño a sus bebés.

Cómo lograr que los biberones de leche de fórmula sean seguros

  • Hierva una olla de agua corriente fresca. No utilice agua suavizada o hervida en repetidas ocasiones. Si tiene que usar agua embotellada, primero asegúrese de que el sodio (o Na) es menor que 200 mg por litro y el sulfato es inferior a 250 mg por litro. También debe hervirla primero.
  • Deje que se enfríe, pero no la deje enfriar por más de 30 minutos antes de ponerla en la botella. El agua debe estar todavía caliente (al menos 70C) cuando se le adicione la leche de fórmula de otro modo cualquier bacteria en el polvo puede no ser destruida.
  • Siempre añada el polvo de fórmula al agua, y no el agua al polvo.
  • Tenga cuidado al verter el agua de la olla, porque incluso a 70C es todavía lo suficientemente caliente para escaldar.
  • Llene la botella hasta el nivel correcto (como se especifica en el paquete o contenedor de la fórmula).
  • Utilizando la cuchara proporcionada, llénela de leche en polvo sin apretar y nivélela con un cuchillo limpio y seco.
  • Adicione el número de cucharas especificadas en el envase de la fórmula al agua en el biberón.
  • Sostenga el borde de la mamila, colóquelo en la botella, enrosque el anillo de retención en su lugar y cubrir la mamila con la tapa.
  • Agite la botella hasta que todo el polvo se haya disuelto.
  • Siempre prueba la temperatura de la comida dejando dejar caer un poco de la leche en el interior de su muñeca antes de alimentar a su bebé – debe estar a temperatura corporal, por lo que no debe sentirse demasiado frío ni caliente.
  • Si está demasiado caliente, enfriar la comida sosteniendo la botella – con la tapa cubriendo la mamila todavía – con agua corriente fría.
  • Deseche cualquier leche que no se haya utilizado en dos horas.

Para los bebés prematuros o de bajo peso al nacer, el NHS recomienda el uso de cajas de cartón de leche de fórmula lista para tomar.

Así que la conclusión es una higiene meticulosa, utilizando agua a la temperatura correcta y preparando cada comida cuando la necesite, en lugar de preparar por tandas las comidas del día (o de la noche) y guardarlas en la nevera hasta que su bebé se la pida a gritos.

Cuando ya de verdad se trate de ponerle la mamila en la boca, su matrona/pediatra debe ser capaz de ayudarle y aconsejarle. Sin embargo, es posible que tenga que pedirlo insistentemente: ya que la campaña para alentar a más mujeres a amamantar significa que la información sobre la alimentación con fórmula no se administra rutinariamente. Con razón o sin ella, esto puede significar que algunas madres que practican la alimentación con fórmula pueden perderse algunos datos que le podrían ser muy útiles, por ejemplo, cuando al cambiar los biberones y las mamilas por unos nuevos.

Aún más sorprendente, muchas madres que optan por utilizar/cambiar a la fórmula no son concientizadas de que nunca deben:

  • Animar a un bebé para que termine cada biberón. “Alimentar” a un bebé pequeño, especialmente uno de bajo peso al nacer, se asocia con un mayor riesgo de obesidad infantil.
  • Darle a un bebé leche ‘de continuación’ antes de los seis meses (y ni aun así), no importa lo grande que sea. Su sistema digestivo no será capaz de tolerarla todavía.
  • Dejar un bebé con una botella apoyada en su boca – se podría ahogar (y de todos modos, a todos los bebés no les cae mal un abrazo mientras se alimentan). Mantenga la posición vertical para que pueda respirar y tragar fácilmente.
  • Poner cualquier otra cosa en la botella con su leche, como un bizcocho.
  • A pesar de todas las diversas declaraciones de salud en las latas, la diferencia entre las diferentes marcas de fórmula es probablemente muy pequeña.
  • Si la fórmula no se prepara correctamente y está infectada con un virus (como ha pasado con muchos lotes), un bebé podría morir. Y bebés han muerto en los últimos años en debido a que la fórmula no está preparada adecuadamente.

Por Guadalupe De La Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *